1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6  >>

 
 
     


stamos en el año 1948, un 3 de diciembre para ser más concretos. ¿El lugar? Aston, un triste y gris suburbio de la ciudad inglesa de Birmingham. Ese día el matrimonio formado por John y Lilian Thomas vieron llegar al mundo a John Michael Osbourne, el cuarto hijo de los seis que llegarían a tener. Una familia numerosa nada fácil de mantener aunque gracias al esfuerzo de ambos progenitores (él trabajaba en una fábrica de herramientas y ella en la industria del automóvil) nunca les faltó de nada, tal y como el propio Ozzy se encarga de recordar. No busquemos aquí, pues, infancias difíciles o desgracias familiares para justificar el comportamiento rebelde de nuestro protagonista. Ya de pequeño le gustaba ser el centro de atención de sus compañeros de clase (que fueron los que le pusieron el mote de "Ozzy") y no perdía oportunidad de hacer alguna payasada cuando consideraba que tenía suficiente público que le riera sus gracias.
Pero Ozzy no cambió a medida que fue creciendo sino que de las tonterías sin importancia pasó a otras actividades menos graciosas como la de cometer pequeños hurtos para financiar sus vicios o aterrorizar al resto de sus compañeros al mando de su pandilla de amigotes. Dicen que por entonces Ozzy y sus compinches habían adoptado una estética en plan teddy boy (¿cuánto pagaríais por una foto de la época?), listos para meterse en líos en todos los pubs de la zona. La vocación musical de Ozzy procede de esa época de correrías cuando descubre a los Beatles. Aún hoy en día les sigue reconociendo como una de sus mayores influencias. Y tanto impacto le causó la música de los cuatro de Liverpool que no tardó demasiado en formar una banda llamada Black Panthers para emular sus hazañas. Claro que habían detalles sin importancia, como que ni siquiera llegaran a comprar instrumentos para tocar, pero, eso sí, toda la ciudad se enteró de la existencia del "grupo" gracias a la cantidad de pintadas que hicieron en sus paredes...
Aproximadamente a los quince años Ozzy dejó la escuela y empezó a buscarse la vida por su cuenta, trabajando en lo que encontrara: fontanero, carnicero (como podéis ver sus encuentros con los animales comenzaron muy pronto). Aunque nuestro protagonista no duraba demasiado en ningún sitio debido a su especial carácter, se las arregló como pudo para salir adelante. Fue por esta época cuando entró en contacto con el movimiento mod, otro impacto en la cara de la puritana e hipócrita moral inglesa de entonces, con todas sus consecuencias. O sea que Ozzy fue uno de los protagonistas de las palizas que hubo en su momento entre mods y rockers y, cómo no, se metió en una espiral de consumo de todo tipo de sustancias más o menos peligrosas que duraría muchísimo tiempo. De hecho, todavía ahora está pagando las consecuencias de sus desenfrenos.
Sus padres, desesperados por encarrilar a su hijo por el buen camino, hicieron lo posible por encontrarle un trabajo que le hiciera sentar la cabeza. La verdad es que el empleo que le consiguió su madre en la fábrica en la que trabajaba como probador de bocinas no era demasiado atractivo, así que, ante el lógico disgusto de su atribulada madre, dejó el trabajo para dedicarse a desvalijar pisos, actividad mucho más rentable. No obstante, tampoco eso lo debió hacer demasiado bien pues lo pillaron al poco tiempo de meterse en el negocio. Ozzy recibió entonces una buena lección de su padre (de hecho nunca le guardó ningún rencor por ese gesto pues entendió muy bien la actitud de su progenitor), cuando éste se negó a pagar la fianza que le hubiese librado de tres meses de prisión. Cuentan que en el recinto penitenciario descubrió una nueva utilidad para los orinales de metal, abriéndole la cabeza con uno a un recluso que quiso intimar con él más de la cuenta. Por cierto, que su nombre tatuado en los nudillos de su mano izquierda se lo hizo durante este período de vacaciones pagadas...
Suponemos que Ozzy aprendió bien la lección (aunque no sería la última vez que volviera a la cárcel) pues una vez en la calle empezó a buscar como un loco algo que le mantuviera ocupado sin tener que meterse en líos. Un amigo le pasó el dato de que un grupo llamado Approach buscaba un cantante y se presentó a la prueba. Finalmente no entró en dicha banda porque la propuesta no le pareció lo suficientemente interesante para su gusto, pero al menos de la experiencia sacó una conclusión positiva: acababa de descubrir qué era lo que más le gustaba hacer en la vida. Ozzy siguió buscando algún grupo que le dijera algo mientras no paraba de ensayar con el equipo de voces que se acababa de comprar. Como anécdota curiosa cabe decir que estuvo probando con un grupo llamado Music Machine (que tampoco le convenció por su aparente falta de aspiraciones) del que saldría gente que posteriormente alcanzaría el éxito, como Rosko Gee, futuro bajista de Traffic.
Ozzy siguió en su empeño de contactar con músicos para hacer algo grande -ya soñaba con ser una estrella- y llenó la ciudad con anuncios ofreciéndose como "el mejor cantante". Esta estrategia dio sus frutos pues un paisano suyo que tocaba el bajo se presentó en su casa para probar suerte. Su nombre era Terry "Geezer" Butler (Terence Michael Butler, 17 de julio de 1949) y a partir de ese momento ya podemos decir que el espectro Sabbath comenzaba a tener forma. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos.
Butler ya tenía alguna experiencia como bajista pues había militado en varias bandas locales y últimamente estaba enrolado en una aventura llamada Rare Breed junto a un guitarrista llamado Jimmy Philips. Algo especial les debió ver Ozzy porque en esta ocasión si que decidió quedarse en el grupo. En un momento dado se quedaron sin batería y buscando, buscando, dieron con uno llamado William Ward (5 de mayo de 1948), que tocaba en un formación llamada Mythotogy al que no tardaron en convencer para que pasara a completar la base rítmica de Rare Breed. En otro momento de esta historia un guitarrista llamado Frank Anthony lommi, amigo de Ward y ex compañero de filas de Mythology, se pasó por casa de Philips para hacer una jam. La química debió funcionar bien pues lommi pasó a formar parte de Rare Breed y con la formación del grupo al completo se dispuso a quemar los locales de los alrededores.

 

CREDITOS

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6  >>

 

 

mapa web

Web pensada para IE5 o superior - Resolución óptima 1024 x 768
  © 1998 - 2008 N|B/neosab